Keng Lye y sus pinturas hiperrealistas de vida acuática en 3D

paint_2

Pueden parecer peces en un plato o un pulpo vivo servido en un plato con agua de mar, pero estas obras, no son fotos ni esculturas, sino pinturas.

El artista Keng Lye utiliza una técnica desarrollada por el japonés Riusuke Fukahori, utilizando pintura acrílica y resina para realizar estas fantásticas obras capa por capa, y así logra crear asombrosas imágenes de criaturas que parecen estar nadando en agua.

La técnica consiste en pintar en un recipiente y verter capas delgadas de resina transparente. Cuando cada capa de resina se seca, la siguiente parte de la criatura será pintada encima de ella, y así sucesivamente hasta logra ese asombroso realismo; si duda es un proceso muy laborioso, pero el efecto, como se puede ver, es impresionante.

paint_1

Lye a agregado un toque extra a la técnica de Fukahori para dar a sus pinturas aún más profundidad o mejor dicho altura; para ello decidió incorporar algunos elementos más, en el caso del pulpo, se trataba de una pequeña piedra y en el de la tortuga una parte del cascaron de huevo; su idea era darle a su obra de arte más efecto 3D, por lo que ahora se pueden visualizar desde cualquier ángulo y seguir viendo el mismo efecto.

alive_without_breath8_by_kenglye-d5a80tk

Su serie, llamada “Alive Without Breath”, se puede ver en su página. de Deviantart.

A continuación les dejo un video de Fukahori demostrando su técnica.

“Goldfish Salvation” Riusuke Fukahori from ICN gallery on Vimeo.

Anuncios

3Doodler: La primer pluma que dibuja en 3D

3doodler

¿Están aburridos de las dos dimensiones y lo “plano” de dibujar en papel?

Pete & Max de la innovadora empresa WobbleWorks crearon una manera de hacer dibujos en 3D sin necesidad de ilusiones ópticas, sino usando una pluma que en realidad funciona cómo una mini-impresora 3D. Hasta el día de hoy es es sólo un prototipo, pero estos inventores ya están buscando financiamiento en Kickstarter para llevar al mercado su idea.

La pluma mide 18 cms de largo por 2.4 cms de grosor y pesa 200 gramos. A decir de sus creadores, lo que hace es calentar el plástico y luego enfriarlo rápidamente mientras pasa por el aparato usando una tecnología especial la cual permite crear figuras. “Aunque el plástico que sale del 3Doodler se puede tocar con seguridad una vez que está fuera del lápiz, el dispositivo tiene una punta metálica que puede llegar a los 270° C” explican, por lo que si habría que tomar algunas precauciones.

Al igual que en una impresora 3D el plástico utilizado puede ser tipo ABS o PLA. El proyecto busca recaudar USD$30.000 para lanzar el producto al mercado. Sus creadores aseguran que ya están en platicas con fabricantes en China para producir la pluma en serie, la cual tendría un costo de $75 dólares para el consumidor final.

Vía: Kickstarter